Home COMARCAL SOCIEDAD/ Malestar e indignación por las condiciones en las que están los escolares de la Barraca d’Aigües Vives
SOCIEDAD/ Malestar e indignación por las condiciones en las que están los escolares de la Barraca d’Aigües Vives

SOCIEDAD/ Malestar e indignación por las condiciones en las que están los escolares de la Barraca d’Aigües Vives

0
0

El AMPA de la Barraca d’Aigües Vives exige un nuevo centro educativo ante el posible derrumbe del existente

  • «Merecen el mismo trato y tienen el mismo derecho que los escolares de Alzira a educarse y formarse en un ambiente y en un contexto de calidad”, aducen los padres.
  • Las competencias pertenecen al Ayuntamiento de Alzira, que debe ser el encargado, según las familias, de iniciar toda la burocracia.

La Barraca d’Aigües Vives acumula desde hace varios años una serie de problemas e inconvenientes que han derivado en la necesidad de construir un nuevo centro y la comunidad educativa no está dispuesta a esperar más, por lo que se han unido de nuevo en la reivindicación.

El primero de todos los problemas se sitúa en la antigüedad que tiene el edificio, que se construyó en los años 60 y ha quedado obsoleto. Las paredes están repletas de humedades, hay diferentes fracturas y problemas estructurales y además el edificio presenta cierto riesgo de derrumbe por la alta presencia de termitas.

ALZISAN Ecologico y tradicional

A los problemas estructurales se suman también inconvenientes de espacio. Sin ir más lejos, los niños no tienen un sitio en el que jugar, no disponen de aula de inglés y ven como el centro no presenta los recursos necesarios para poder nutrirse de una educación de calidad. Además, por el fuerte temporal del invierno pasado, se abrió un boquete en la sala del director que todavía no ha sido reparado y esa zona ha quedado inutilizada, teniendo que realizarse las reuniones en el aula de la profesora de refuerzo, que a su vez se ha quedado sin un lugar para ejercer. 

ALZISAN

La comunidad educativa reitera la necesidad de construir un nuevo centro, pero, para poder llevarlo a cabo, se precisa de un solar para poder acogerse al Pla Edificant de la Generalitat Valenciana.

Es otro de los problemas ya que la Barraca d’Aigües Vives no dispone de espacios y las competencias en este ámbito pertenecen al Ayuntamiento de Alzira, que debe ser el encargado, según las familias, de iniciar toda la burocracia. Sin embargo, todavía no lo ha hecho, desoyendo las múltiples peticiones enviadas por el AMPA y el consistorio que dirige Verònica Almunia. 

Es por ello que en una última reunión mantenida durante la semana entre las familias con hijos en el centro, la directora del centro y la alcaldesa de la Barraca d’Aigües Vives se mostró el malestar e indignación por las condiciones en las que están los escolares y aseguraron que llegarán tan lejos como haga falta para que se les escuche y se les tenga en cuenta, ya que según muchos de ellos, se está jugando con la educación de los suyos, “que merecen el mismo trato y tienen el mismo derecho que los escolares de Alzira a educarse y formarse en un ambiente y en un contexto de calidad”, aducen los padres.